Viticultura de medición para conocer y clasificar los viñedos

La semana pasada se celebró en el Centro Temático del Vino Villa-Lucía una Jornada sobre Viticultura de Medición. El tema despertó gran interés en el sector puesto que asistieron más de 150 profesionales procedentes de varias regiones vitivinícolas españolas, acercándose hasta Laguardia viticultores y técnicos de Galicia, Cataluña, Castilla La Mancha, Castilla-León, Aragón, Navarra, y sobre todo de País Vasco y La Rioja. La procedencia de los ponentes también fue variada y expusieron su experiencia, tanto desde el ámbito de la investigación como del trabajo día a día en el viñedo, expertos de reconocido prestigio de Francia, Portugal, y a nivel nacional de Cataluña, Madrid, País Vasco, Navarra y La Rioja. Todo esto da idea de las inquietudes que existen en el sector sobre la necesidad de conocer mejor nuestros viñedos.

La Jornada comenzó planteando alguno de los retos a los que se enfrentan las diferentes regiones vitivinícolas y las Denominaciones de Origen. Así se habló de aspectos que tocan de lleno con asuntos de actualidad en la D.O.Ca. Rioja como son el control de rendimientos en los viñedos y la posibilidad de clasificarlos dentro de las diferentes categorías legales que en breve existirán dentro de la Denominación. A estos aspectos y a otros trataron de dar respuestas ponentes y organizadores.

A nivel técnico se hizo hincapié en que el control de rendimiento de los viñedos es responsabilidad tanto de viticultores como de vitólogos (los enólogos de las viñas), estando en sus manos la gestión y manejo de las diferentes labores que equilibran las viñas hacia lo que cada uno desee, siempre que se cumplan las normas que nos amparan a todos. Es aquí donde cobra sentido la Viticultura de Medición, que no es otra cosa que tomar datos sencillos y útiles para obtener la información que nos permita tomar las decisiones en el momento adecuado. Se habló sobre cómo seleccionar las cepas-control dentro de las parcelas, sobre qué datos son los básicos para tomar en estas cepas (número de pámpanos, número de racimos, bayas por racimo, etc.) y sobre cómo con sencillos cálculos se dispone de la información necesaria para decidir cómo llevar a cabo determinadas labores tales como la poda de invierno, espergura, manejo del suelo, nutrición y riego, aclareo de racimos, control de maduración de la uva etc. Quedó patente que todo esto es accesible, tanto por la sencillez de la toma de datos como por el bajo coste que esto implica, a todos los viticultores sea cual sea el tamaño de la explotación.

Partiendo de este nivel básico y general se detallaron también otros modos, ligeramente más complejo y costosos, de obtener información sobre el estrés de las plantas, su estado nutricional, aspectos más específicos de la maduración de la uva, etc. Así mismo se expusieron las nuevas tecnologías que actualmente están al alcance de prácticamente todo el mundo, o lo estarán en breve por la evolución que se espera de ellas.

En cualquier caso se hizo hincapié en sigue siendo fundamental ‘pisar viña’ y observar continuamente su evolución, y que toda la información generada no hace sino ayudar en la toma de decisiones del día a día. Quedó claro que la Viticultura de Medición no es una Viticultura de sofá ni un cuento chino, si no algo eminentemente práctico que ayuda a evitar imágenes tan poco deseadas como las de la pasada campaña con excesos de rendimientos en muchos viñedos de la D.O.Ca. Rioja. Para confirmar todo esto se expusieron experiencias que se llevan a cabo en varias regiones de Francia y Portugal, donde en base a una toma exhaustiva de datos, colaborando viticultores con organizaciones públicas o privadas, se ha mejorado la gestión del viñedo tanto a nivel regional como de parcela individual.

Por último, sobre los cambios que están sucediendo en las Denominaciones de Origen  los asistentes pudieron conocer de primera mano cómo la D.O. Cava está llevando a cabo una diferenciación de producto, en su caso bajo la categoría ‘Cava de paraje calificado’, definiendo unos requisitos técnicos tanto en viñedo como en elaboración con el objetivo de competir de igual a igual con los mejores espumosos del mundo, con los mejores Champagnes. En breve comenzarán a verse los resultados, pero la coherencia de todo lo escuchado hace presagiar grandes éxitos a esta histórica Denominación.

Como resumen decir que tener este tipo de información de nuestros viñedos nos permitirá sin duda conocerlos mejor y poder tomar así las mejores decisiones en cada momento. Al mismo tiempo este conocimiento nos ayudará a la hora de encuadrar nuestras viñas en alguna de las nuevas categorías en las que se espera que las Denominaciones de Origen se estructuren en un futuro cercano.